7 Remedios CASEROS para la Anemia

Malestar general, cansancio inexplicable o debilidad pueden ser signos de que tenemos anemia. ¿Qué podemos hacer? ¿Hay remedios caseros para la anemia que de verdad funcionan?

Remolacha, uno de los mejores remedios caseros para la anemia

Por supuesto que la anemia puede ser una señal de otro problema que podemos tener y por ello es importante ir al médico para un buen chequeo.

Sin embargo, muchas veces surge por motivo de una mala dieta, en la cual no le administramos a nuestro cuerpo ciertos elementos fundamentales.

Es en esos casos donde los remedios caseros pueden ayudarte.

Conoce 7 efectivos remedios caseros para la anemia

A continuación compartimos algunos remedios naturales para tratar las anemias más comunes.

1. Cereales fortificados

Prepárate un plato con tus cereales favoritos y estarás empezando la batalla contra la anemia.

Hoy en día, muchos de los cereales a la venta están fortificados con una buena cantidad de hierro, vitamina B12 y ácido fólico. Antes de comprarlo es recomendable que le eches un vistazo a los componentes en la caja.

Tómalos con leche y disfruta mientras tu organismo absorbe lo que necesita de este alimento.

2. Hígado

El hígado es rico en hierro y todas las vitaminas del grupo B (incluyendo B12 y ácido fólico).

De hecho, el hígado contiene más hierro en porcentaje que cualquier otro alimento.

(Sigue más abajo…)

Otras personas están viendo:

 

Otros alimentos de origen animal que contienen hierro son los huevos, queso, pescado, lomo (solomillo) y el pollo.

3. Remolacha

La remolacha es rica en ácido fólico, como también lo es en otros muchos nutrientes, como la fibra y el potasio.

La manera más rápida de preparar la remolacha es en el microondas, pero no es la más sana.

Para una preparación saludable, cocínala en baño María. Déjale la cáscara mientras la cocinas y pélala sólo cuando la vayas a comer.

La parte más densa en nutrientes está justamente debajo de la cáscara.

También puedes ingerirla en forma de jugo, combinándola con manzanas o zanahorias.

4. Espinacas

Por lo general los vegetales verdes con hojas oscuras contienen mucho hierro y ácido fólico, aunque no todos.

Por ejemplo, la lechuga no tiene un valor nutricional tan grande, por lo que hay que elegir sabiamente.

Las espinacas son una buena elección, ya que proporcionan los dos componentes anteriormente mencionados en una buena cantidad.

5. Jugo de granada

El zumo de granada actúa como un gran productor y purificador de la sangre.

Ronchas [causas de la urticaria]

¿Cuáles son las Causas de la URTICARIA?

Algunas sustancias causan una reacción alérgica que resulta en ronchas y erupciones por todo el cuerpo. Pero, ¿cuáles son las ...
Leer Más

Las granadas son ricas en hierro y en otros minerales como el cobre y el potasio.

Si tomas el jugo con regularidad, puedes aumentar tus niveles de energía, al apoyar el flujo sanguíneo saludable, y sentirte más activo.

6. Semillas de sésamo

Comer semillas de sésamo es otra gran manera de aumentar tu consumo de hierro, especialmente las de ajonjolí negro.

Puedes remojar las semillas en agua durante dos o tres horas y luego molerlas hasta formar una pasta.

Ingiere una cucharada de esta pasta con una cucharadita de miel todos los días.

7. Pasas y dátiles

Estas frutas secas ofrecen una buena combinación de hierro y vitamina C. Dicha vitamina permite que el cuerpo absorba rápida y efectivamente el hierro de las mismas.

También se sabe que estas frutas dan energía instantánea.

Come un puñado de pasas y uno o dos dátiles para el desayuno o como bocadillo entre tus comidas principales.

Recomendaciones finales

Como comenté en otro artículo, si eres vegetariano o no comes ciertos alimentos derivados de los animales (huevos, leche, carne, etc.), tienes más riesgo de tener una anemia causada por una deficiencia nutricional, ya que el hierro de las plantas no se absorbe tan bien como el obtenido de los animales.

Debes asegurarte de que estás consiguiendo las cantidades de hierro y vitamina B12 adecuadas en tu dieta. Para lograr esto:

  • Ingiere alimentos ricos en vitamina C al mismo tiempo que comes espinacas y otros vegetales. Esto incrementará la absorción del hierro en tus comidas.
  • Si bebes café o té, hazlo entre comidas, en lugar de junto con las mismas; la cafeína presente en estas bebidas reduce la absorción de hierro.

La anemia puede ser difícil de diagnosticar, porque la fatiga asociada con ella es fácilmente confundida con otro número de condiciones.

Pero si tu médico ya te la ha diagnosticado, estos sencillos remedios caseros pueden ayudarte por el camino de la recuperación.

Déjame tus comentarios más abajo, te responderé a la brevedad.

¡Muchas gracias por tu visita!

Ayúdame a que llegue a más personas pulsando uno de estos botones. ¡Gracias!

Envía un Comentario

Información básica sobre protección de datos
Responsable por los datos: Antonio Rigamonte | Finalidad: Gestión y moderación de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento expreso | Destinatarios: Los datos que facilitas estarán hospedados en los servidores de la empresa Banahosting | Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. | Ve la información detallada sobre protección de datos en mi política de privacidad.